Observa las cicatrices de mi rostro. Son fracasos del pasado que han dejado huella en mi, errores que me recuerdan lo que pude haber sido y no soy. Sin embargo son también mis más sinceras maestras, recuerdos que me guían y me susurran con sabiduría los pasos a seguir.

Aprende de mis errores, porque tal vez no tengas la suerte que tuve yo de seguir vivo a pesar de mis derrotas. Minarett es un lugar traidor cuya red se desmorona en un caos ingobernable, pero del caos nace la oportunidad, una oportunidad única para tu gremio.

Tienes poco tiempo, y debe ser aprovechado con destreza. Los rumores ya son noticia y el rey se muere sin remedio. 

Sus hijos intentarán oponerse a un gobierno distinto al de su familia e incluso el mismo Darkófenes, aunque moribundo, tiene aún la fuerza suficiente como para aplacar cualquier rebelión que no sepa alzarse con fuerza y sigilo. La magia del rey es poderosa y sus delirios pueden provocar la caída de tu gremio.

Cuando hayas constatado la importancia de la situación utiliza las calles de Minarett en tu propio beneficio. Cada distrito tiene sus peligros, y cruzar Minarett en los tiempos que corren puede costarle la vida a los tuyos.

Sin embargo la entramada red de callejuelas también tiene sus ventajas. Los habitantes de la ciudad pueden ver a los tuyos como el futuro próximo de Minarett y ayudar a tu gremio o solicitar tu auxilio puede ser una gran oportunidad para obtener su lealtad.

Los propios distritos son también un elemento importante donde las piezas de este macabro juego pueden obtener la ventaja que tu gremio necesita. Utiliza los templos sagrados donde su protección puede salvarte de las garras de la muerte.

Hay cientos de artesanos vulgares por la urbe, forjadores mediocres que podrán fabricarte una simple espada para intimidar a alguien en una taberna, sin embargo los pasadizos de Minarett también esconden forjas de herreros legendarios donde tus héroes pueden equiparse con objetos de leyenda.

Cualquier instrumento que otorgue una ventaja sobre tus rivales debe ser adquirido a cualquier precio. Utiliza a tus héroes, tus instrumentos de guerra, para alzar a tu gremio sobre los cadáveres de sus enemigos.

Herramientas de muerte cuyas habilidades mágicas y naturales alzarán a los tuyos en esta sangrienta guerra clandestina por la corona y el trono de la más alta torre de Minarett.

El filo de tu espada o el entramado de tus conjuros no es la única vía para alcanzar la corona de Minarett. Un sabio gobernante debe atender las necesidades de los más influyentes.

Escucha los rumores en tabernas para obtener la información necesaria y cumplir con éxito las misiones y los encargos que puedan darte la influencia necesaria para gobernar la capital del reino.

Cumpliendo con éxito estos encargos tus héroes obtendrán el reconocimiento y la fama necesarias para ser encumbrados a lo más alto y también la experiencia suficiente para enfrentarse a otros peligros llegados del exterior que amenazan tu futuro reino.

Aunque el nivel de mortandad para tus peones sea elevado, si estudias con sabiduría sus puntos fuertes y proteges sus zonas más vulnerables, de la tierra regada con la sangre de las víctimas de este conflicto verás convertidos a tus héroes en valiosos verdugos de tus adversarios.